que-es-home-staging
Categoría: Aspectos técnicos
30/05/2018

¿Qué es el Home Staging y cómo puede ayudarte a alquilar tu vivienda?

Hace unos años, para lograr alquilar una vivienda en el menor tiempo posible, el método más utilizado era ofrecer un precio de renta más bajo que la competencia. Hoy en día, la búsqueda de rentabilidad se ha instaurado como uno de los aspectos más valorados por el arrendatario que compra una vivienda para posteriormente alquilarla, dando lugar a técnicas como el Home Staging.

 

¿Sabes qué es el Home Staging?

La traducción literaria del Home Staging es “puesta en escena de una casa” y se trata de una técnica nacida en Estados Unidos hace más de 30 años que tiene dos objetivos fundamentales:

- Atraer a un elevado número de gente interesada en la vivienda, para así tener más posibilidades de elegir al inquilino idóneo.

- Evitar las negociaciones a la baja en el precio de la renta.


Para lograr ambos propósitos, el Home Staging se centra en mejorar el aspecto de la casa en cuanto a mobiliario, distribución y decoración, consiguiendo que ésta resulte atractiva a la vista del posible inquilino.


5 TIPS básicos para hacer un Home Staging de éxito

Una vez explicado qué es el Home Staging, pasaremos a revelar los pasos fundamentales que deberás seguir para que la técnica te aporte los resultados deseados a la hora de alquilar tu casa.



1. Despersonalizar

Para que la gente se interese por la vivienda que vamos a alquilar, es fundamental que el posible inquilino se imagine viviendo en esa casa. Para ello, debe eliminarse cualquier objeto personal que indique que alguien ha habitado esa propiedad con anterioridad.

Pero ¡cuidado! La despersonalización no debe confundirse con la frialdad. Para ello, la casa deberá estar amueblada y decorada, de manera que parezca un hogar listo para entrar a vivir. Por ejemplo, sustituye cuadros y fotografías por láminas de estilo minimalista y reemplaza los textiles de sofás, cojines y camas por tejidos en colores neutros y preferentemente sin estampados.



2. Dar sensación de amplitud

Una casa espaciosa será más atractiva a la vista de los posibles inquilinos, que una vivienda de dimensiones reducidas. Para lograrlo, existen trucos que ampliarán ópticamente las medidas de las estancias:

- Optar por el blanco en muebles y paredes para conseguir que la estancia parezca más grande a la vez que aportas sensación de limpieza y serenidad.

- Iluminar correctamente cada habitación. Si la vivienda cuenta con luz natural, abre persianas y cortinas para que entre de forma directa. Si por el contrario, la casa no dispone de luz natural, usa las luces eléctricas. Eso sí, intenta que las bombillas sean blancas ya que se asemejan más a la luz solar.



3. No arriesgar

El dicho “sobre gustos no hay nada escrito” también puede aplicarse a la decoración. Y es que, es más que probable que estilos que a ti te parecen idóneos, no sean del gusto de los potenciales inquilinos de la vivienda.

Por tanto, elegiremos una decoración minimalista, de líneas puras y colores suaves que sea ópticamente atractiva sin poder encasillarse en ningún estilo decorativo concreto. Con ello conseguiremos que al posible arrendado le sea más fácil imaginar la casa decorada a su gusto.

 

4. Potenciar los puntos fuertes sin olvidar la realidad

En muchas ocasiones, los arrendatarios piensan que “maquillando” la realidad de su vivienda, conseguirán alquilar su vivienda con mayor rapidez. Pero lo cierto es que el efecto será el contrario: más gente se interesará por la casa, pero, al visitarla, será muy difícil cerrar la operación, ya que la realidad no se corresponderá con las expectativas creadas.

Para evitar esta situación, lo ideal es centrar los esfuerzos en las ventajas reales que ofrece la casa y no entrar a comentar los aspectos negativos de la misma. Por ejemplo, si la casa cuenta con buenas vistas, saca el mejor ángulo de estas y presume de ellas en la mayoría de las fotografías. Si por el contrario el punto fuerte está en que los armarios son espaciosos, muéstralos abiertos y con contenido ordenado en su interior



5. Ofrecer buena imagen

Como ya hemos dicho, el Home Staging debe conseguir que al cliente potencial le apetezca vivir en la casa que queremos alquilar. Para conseguirlo, la limpieza y el orden son aspectos fundamentales que no podemos descuidar bajo ningún concepto, ya que son la carta de presentación de la vivienda. Así que usa imágenes realizadas por un profesional que sepa qué ángulo aportará amplitud a la estancia y qué luz es la idónea, será un plus a la hora de obtener ofertas de alquiler por la vivienda.


Ya sabemos lo importante que es el Home Staging a la hora de lograr alquilar tu propiedad a buen precio y en poco tiempo. Ahora, sólo queda seguir estos pasos y mostrar la mejor versión de tu casa. Si no tienes tiempo o no sabes si serás capaz de conseguirlo, contrata a una empresa especializada en Home Staging que realice el trabajo de forma profesional y eficiente: valdrá la pena y recuperarás la inversión en un tiempo récord.