Categoría: Corporativo
05/07/2012

Medidas de seguridad en las reparaciones de tu hogar



Para lograr mantener nuestra vivienda en buen estado, sea nueva o cuente con varias décadas a sus espaldas, es necesario prestarle cuidados que van más allá de las labores de limpieza que realizamos de manera diaria. Remodelar, reparar o mantener son palabras que aparecerán tarde o temprano en nuestras vidas. Sin embargo, la pregunta que debemos plantearnos es ¿somos capaces de hacerlo nosotros mismos o es necesario llamar a un profesional para que nos eche una mano?

Tomemos la decisión que tomemos, una de las cosas más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de ejecutar cualquier tarea es la seguridad, sobre todo porque muchos pequeños accidentes se producen en nuestro hogar y cuando estamos tratando de realizar alguna reparación que consideramos menor.

En caso de que no tengas mucha experiencia en este terreno pero decidas hacerlo tú mismo, es recomendable que sigas una serie de consejos generales. Aunque es probable que conozcas muchos de ellos, siempre es bueno recordarlos para tenerlos presentes.

Por ejemplo, si la tarea que vamos a realizar tiene que ver con la pintura, el consejo es que trates de no cometer imprudencias a la hora de mezclar pinturas, barnices, disolventes o lacas. En caso de que tengas que reparar las instalaciones eléctricas, es imprescindible tener cuidado con dos aspectos: las descargas eléctricas así como los incendios y explosiones. Si no tienes muchos conocimientos de electricidad, lo mejor es que llames a un experto para evitar sufrir daños personales o para no hacer más grande la avería quedándote sin luz.

Cuando hablamos de la cocina, las medidas de seguridad deben extremarse al máximo, sobre todo porque es ahí donde están algunos de los elementos más peligrosos de nuestro hogar. Si vas a realizar alguna reparación cerca del gas, hay que tener en cuenta que es inflamable y su inhalación altamente tóxica para el organismo. Hay que tomar precauciones para poder evitar escapes de gas y no acercar sopletes ni herramientas parecidas y, mucho menos, fumar.

Pero, ¿qué medidas podemos tomar antes y después de realizar una reparación? Aquí te presentamos algunas:

  • Lentes de seguridad: nos sirven de protección contra el polvo, la suciedad, o cualquier resto de material que pueda saltarnos a los ojos.
  • Protección para los oídos: si utilizas herramientas que provoquen un estruendoso ruido, los tapones son imprescindibles para evitar daños.
  • Ropa apropiada: recomendamos cubrir todo el cuerpo y utilizar guantes. Si es necesario mascarilla.
  • Limpiar el área dónde vamos a trabajar: Es importante limpiar el área de trabajo ya que pueden quedar restos de suciedades que pueden provocar fuego al hacer chispa con cualquier herramienta.
  • Tener bien organizadas las herramientas: una buena organización de éstas siempre nos ayudará a realizar mejor la tarea y en menos tiempo.
  • Buen estado de las herramientas: las herramientas tienen que ser inspeccionadas cada cierto tiempo para saber en qué estado actual se encuentran.

Pero quizá lo más importante es que seamos capaces de admitir hasta dónde llegan nuestras aptitudes y conocimientos en el mundo de las reparaciones del hogar. Recuerda que es mejor no realizar acciones que impliquen un riesgo para nuestra seguridad y más cuando existen profesionales capaces de solucionar nuestro problema de forma rápida y eficiente.


Compartir