Gastos de escrituración de una vivienda
Categoría: Gastos y Cargas

¿Cuáles son los gastos de escrituración de una vivienda?

A la hora de comprar un inmueble, no hay que olvidar que además de tener en cuenta el precio de la vivienda, hay que sumar los gastos de escrituración que conlleva la operación inmobiliaria. Una cantidad que varía en función de las condiciones de la propiedad y del precio de venta. En este sentido, la escritura de cualquier inmueble supone un porcentaje elevado y que debe ser asumido íntegramente por el comprador.

¿Qué gastos incluye la escritura de una casa?

Dentro de los gastos de escrituración de una nueva vivienda podemos distinguir estos tipos de pagos:

Los gastos que conlleva el trabajo del notario para formalizar la escritura de compra-venta de una propiedad inmobiliaria o del préstamo hipotecario; los gastos derivados de los impuestos; y, por último, el registro de la propiedad.

El precio de la formalización de la escritura de compra se calcula en base al valor del inmueble y el coste de honorarios del notario están fijados según una normativa establecida por el gobierno en 1989. Esta cantidad varía en función de la extensión de la escritura o de las copias que se soliciten, entre otros aspectos. No obstante y pese a que los aranceles son los mismos para todas las notarías, las viviendas de protección oficial así como las subrogaciones de hipotecas conllevan una reducción de estos gastos. En este sentido, al comprar una vivienda que ya cuenta con una hipoteca se lleva a cabo una subrogación, lo cual implica que el notario también cobra por formalizar el cambio. Este importe depende de la cantidad total del préstamo hipotecario y de lo escriturado.

Por lo que se refiere a los impuestos, debemos distinguir entre los impuestos por comprar un inmueble de obra nueva o uno de segunda mano. En las operaciones inmobiliarias de una vivienda nueva, el comprador debe tener en cuenta el IVA: del 10% generalmente y del 4% para viviendas de protección oficial. Además del IVA, también hay que sumar el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD), marcado por cada comunidad autónoma y suele estar comprendido entre el 0,5% y 1,5% sobre el precio de compraventa. Por otro lado, en los gastos de escrituración de una vivienda de segunda mano, el comprador debe asumir también el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), fijado entre el 6 y el 10% y con reducción para viviendas de VPO.

Finalmente, el comprador de un inmueble debe asumir los gastos del registro de la propiedad. Estos honorarios se refieren a los gastos  derivados por inscribir la operación inmobiliaria de compraventa en el Registro de la Propiedad. Al igual que con el apartado notarial, este aspecto de los gastos de escrituración también están establecidos por ley y el montante también depende del precio total de la vivienda.


Compartir