Categoría: Mi Experiencia Realia
27/05/2013

¿Cómo elegir la cama perfecta para tu habitación?



El dormitorio es uno de los espacios de la casa que más debemos mimar porque en él nos pasamos ¡un tercio de nuestra vida!. Son demasiadas horas, por eso debemos tener especial cuidado a cada uno de sus muebles ya que día tras día vamos absorbiendo la energía que en él se respira.

La cama es el elemento primordial a la hora de decorar la habitación, es nuestro santuario de descanso e intimidad. Una mala elección puede provocar problemas de espalda y rigideces, por eso es muy importante escoger la cama perfecta en la que disfrutar de un sueño reparador durante toda la noche. Desde Realia queremos darte alguna consideración sobre cómo hacerlo y ayudarte así a encontrar la idónea para ti.

Asegúrate que sea buena para tu columna vertebral. Existen tres opciones principales de colchones: blando, duro o muy duro. La elección no es solo cuestión de gusto, un colchón demasiado duro es igual de malo para la espalda que uno demasiado flexible, y uno muy blando no sostiene suficientemente el cuerpo y provoca los cambios frecuentes de posición durante el sueño. Debemos hacer la prueba, si al tumbarte de lado tu columna vertebral no queda recta y se tuerce hacia uno de los lados significa que el colchón es demasiado duro; si por el contrario, tus codos se hunden, debes escoger un colchón con mayor rigidez.

El somier también es muy importante. Es recomendable que sea de la misma marca que el colchón, ya que suelen venir asociados, así se produce una mayor integración.

Comparar los materiales. Entre las múltiples variables que debes tener en cuenta para escoger el colchón y el somier destacan las lanas, el algodón, la microfibra, las tecnologías utilizadas, tratamientos antiácaros, de resorte, etc. Merecen ser estudiadas para poder cumplir con tus expectativas.

Medidas de la cama. ¿Cómo conseguir la medida perfecta para tu cama? Para las parejas, añade 20 cm a la altura del más alto, y si la diferencia de corpulencia entre los dos es demasiado importante, se aconseja optar por colchones individuales colocados sobre el mismo somier o por dos camas independientes unidas. Y es que debes tener en cuenta la famosa “regla del pulgar”, es decir que cada persona debe tener suficiente espacio para acostarse y girar sin tocar a la otra.

Ubicación de la cama. A la hora de decidir dónde colocar la cama piensa en que debe  haber suficiente espacio alrededor para que el aire pueda circular libremente. Para los dormitorios pequeños, elegir un armazón de la cama que sea más ligero y más estructurado te ayudará a aprovechar el espacio sin que resulte agobiante.

Si la habitación es exterior, la cama no debe de estar pegada a la ventana, sino todo lo contrario. Además es importante que no quede situada en frente de la puerta, con estos trucos lograras mayor intimidad y una mayor energía dentro del dormitorio.

Prueba la cama antes de comprarla. Es indispensable echarse durante unos 15 minutos en la cama antes de comprarla. En la tienda no nos solemos atrever, pero es un requisito pre-compra esencial para llevar a cabo una buena elección.

Una cama puede ser uno de los  muebles más costosos de tu casa, pero vale la pena la inversión. Tener una cama cómoda y duradera puede dar muchas horas de sueño de calidad y afectar significativamente a su descanso. Después de todo, una cama debe durar muchos años.

Tipos de camas más comunes en el mundo del descanso

Las camas swin, son camas singles pero un poco más anchas de lo normal, es una buena opción para la habitación de invitados o la de los niños. Suelen venir en forma de literas o con una cama escondida bajo la superior y con unas pequeñas ruedas para ayudar a deslizarse fácilmente.

En un dormitorio de adolescentes estudiantes las camas twin extra grandes tienen gran aceptación, es igual de ancho que la común pero con dos metros más de largo para buscar el máximo confort para sus usuarios.

Una cama tipo Queen tiene un ancho de 1,50m y un largo de 2,00m, y esto da a cada persona 75m de espacio, a diferencia que la cama doble que da un espacio de 68 cm a cada persona, 30 cm menos que una cama twin. No obstante, son muchos los que eligen una cama Queen porque ocupa mucho menos espacio en el piso y se acomoda armónicamente a los dormitorios pequeños.


Compartir